lunes, 16 de julio de 2018

Comenzar de nuevo

“Secretos Ocultos” (Marrowbone, 2017) es una película de suspenso que constituye el debut como director de Sergio G. Sánchez, reconocido por escribir los guiones de “El Orfanato” (2007) y “Lo Imposible” (2012). Aquí también el guión corre por parte de él, aparte de que cuenta con su amigo Juan Antonio Bayona como productor ejecutivo. Aunque la cinta es española, el reparto está compuesto por actores británicos y estadounidenses tales como George Mackay (How I Live Now, Capitán Fantástico), Charlie Heaton (Stranger Things), Mia Goth (La Cura Siniestra), Matthew Stagg, Anya Taylor-Joy (La Bruja, Fragmentado), Kyle Soller y Nicola Harrison. Fue presentada en el Festival Internacional de Cine de Toronto y también en el de San Sebastián.


Ambientada en 1969, la historia se centra en Jack (George Mackay), Billy (Charlie Heaton), Jane (Mia Goth) y Sam (Matthew Stagg), cuatro hermanos que junto con su madre Rose (Nicola Harrison) escapan de Inglaterra para refugiarse en Marrowbone, casa estadounidense donde Rose creció. Con la esperanza de dejar el pasado lleno de adversidades atrás y empezar una vida nueva, la familia se cambia el apellido y los chicos se hacen amigos de Allie (Anya Taylor-Joy), la bibliotecaria del pueblo. Sin embargo, al poco tiempo de instalarse allí, Rose muere debido a una enfermedad que ya tenía. Antes de fallecer, la madre le dice a su hijo mayor que esconda a sus hermanos dentro de la casa hasta que él cumpla 21 años, porque sino la ley los separará. Cosas extrañas comenzarán a suceder en Marrowbone, que van desde un tiro en la ventana hasta ruidos y espejos tapados…


Complicado es hablar de esta película sin revelar ningún detalle que arruine la experiencia de verla por primera vez. Aunque la sinopsis parezca un spoiler, esos hechos suceden en los primeros minutos, para luego pasar a mostrarnos cómo están los hermanos seis meses después. “Marrowbone”, título original que representa mejor al largometraje, es de esas producciones que se venden como terror pero albergan mucha más complejidad en el fondo.

Por empezar tenemos una gran elección de casting ya que la dinámica de los hermanos está muy bien retratada y se nota la química que hay entre ellos, lo que genera que nos adentremos en la trama desde el comienzo. Cada uno desde su personaje aporta algo particular, por ejemplo Jack al ser más grande logra transmitir desde su cara atormentada el único objetivo que le queda: mantener a salvo a sus seres queridos; Jane pasa a tener el rol de madre, Billy no soporta más el encierro… así como el pequeño Sam representa la inocencia y los miedos de la infancia en su máximo esplendor.

En cuanto a la fotografía, la cinta fue rodada en distintas localizaciones de Asturias y los paisajes, así como la casa, logran ser tan solitarios como bellísimos al representar la América del Norte rural a finales de los sesenta. El uso de la luz natural es otro gran acierto, además de la vestimenta acorde a la época y la oscuridad que en algunos momentos nos hace saltar de la butaca por miedo a lo que les pueda pasar a los hermanos.

“Secretos Ocultos” tiene varias sorpresas que se irán develando durante sus casi dos horas, giros que sorprenderán y darán ganas de verla de nuevo ya sabiendo cómo son las cosas. Más que terror, la película se compone de drama, suspenso y un poco de romance, y aunque quizás no sea original, quedará rondando en tu cabeza mucho después de que bajen los créditos. 

Puntaje: 8,50

miércoles, 11 de julio de 2018

El click se volvió a dar


“Hotel Transylvania 3: Monstruos de Vacaciones” (Hotel Transylvania 3: Summer Vacation, 2018) es una película animada dirigida y co-escrita por Genndy Tartakovsky, que ya había sido el director de las dos anteriores, estrenadas en 2012 y 2015. Siguen aportando las voces originales Adam Sandler, Selena Gomez, Andy Samberg, Kevin James, Steve Buscemi, Fran Drescher, Molly Shannon, Keegan-Michael Key, Asher Blinkoff, David Spade, entre otros. También se agregan nuevos integrantes, a los que les aportan su voz Kathryn Hahn, Joe Jonas, Chris Parnell, Joe Whyte, Jim Gaffigan y Chrissy Teigen.


Al ver que su padre está estresado y solitario, a Mavis (Selena Gomez) se le ocurre una gran idea: que toda la familia monstruosa se tome unas vacaciones en un crucero de lujo que sale desde el Triángulo de las Bermudas. Drácula (Adam Sandler) está convencido que el “click” sólo se da una vez en la vida, sin embargo al ver a Ericka (Kathryn Hahn), la capitana humana del barco, el amor a primera vista sucede. Lo que no sabe el vampiro es que Ericka no es tan buena como parece ya que sus planes consisten en hallar un artefacto perdido en Atlantis para acabar con los monstruos.


Se acercan las vacaciones de invierno y junto con ellas los estrenos ideales para disfrutar con los más chicos de la casa. “Hotel Transylvania 3” resulta imperdible para esta ocasión. ¿Por qué? Tiene todo para que sea imposible pasarla mal. Los chistes son muchísimos y en su mayoría funcionan, haciendo que también los adultos se interesen por la trama. Puede que en algunas partes las risas no lleguen, sin embargo las sonrisas se hacen presentes durante todo el metraje.

A los personajes ya los conocemos desde el 2012, cuando la primera entrega nos hizo encariñarnos con la relación padre e hija de Drac y Mavis. Vimos cómo el vampiro aprendió a dejar de ser tan sobreprotector al darse cuenta de que el humano Johnny (Andy Samberg) realmente amaba a Mavis; en la secuela fuimos testigos de Drácula como abuelo del pequeño Dennis (Asher Blinkoff), queriendo que éste sea más monstruo que humano. Cada película nos dejó mensajes valiosos sobre la familia, el amor y el mostrarse tal cual uno es. En la tercera, las moralejas sobre estas temáticas continúan, haciendo mayor hincapié en la inclusión e igualdad (tratada desde los monstruos y humanos).


Ahora los roles cambiaron, y es Mavis la que tiene miedo de que su padre al estar con Ericka se olvide de ella. Los demás monstruos siguen haciendo de las suyas y es muy divertido verlos desenvolverse en otro escenario, fuera del hotel. El diseño de las criaturas continúa manteniendo ese aspecto de caricatura muy expresiva que tanto nos gusta ya que la empatía se logra de inmediato. Por otra parte, que se incluyan nuevos personajes como Bob, un cachorro gigantesco y travieso, el hijo gelatinoso de Blobby o Ericka, le da un soplo de aire fresco a la franquicia.

No se puede negar que el relato es muy previsible desde el minuto uno, sin embargo aquí ese no es un problema: las actividades del crucero, que incluyen desde vóley en la piscina hasta bucear para conocer un volcán en las profundidades del océano, hacen que la cinta nunca se torne aburrida por ya saber cómo terminará. Además en esta nueva producción se incluye mucha más música y colores fluorescentes que en las anteriores, haciendo que la diversión en familia esté asegurada.

“Hotel Transylvania 3: Monstruos de Vacaciones” tiene mucha energía veraniega que traspasa la pantalla. Aunque en nuestro país esa no sea la estación en la que estamos y nos tengamos que conformar con las voces dobladas, Drácula y su pandilla logran una buena comedia que logra superar a su secuela.

Puntaje: 8

El salvador de su familia

“Rascacielos: Rescate en las Alturas” es una película de acción estadounidense dirigida y escrita por Rawson Marshall Thurber. (We’re the Millers). El reparto incluye a Dwayne Johnson, Neve Campbell, McKenna Roberts, Noah Cottrell, Chin Han, Byron Mann, Noah Taylor, Pablo Schreiber, Hannah Quinlivan, Roland Møller, entre otros. 


La historia se centra en Will Sawyer (Dwayne Johnson), un hombre que diez años atrás fue líder del Equipo de Rescate de Rehenes del FBI. Debido a una misión fallida, Will perdió una de sus piernas, por lo que utiliza una ortopédica. En la actualidad, ya casado y con dos niños, su empleo consiste en asesorar la seguridad de grandes edificios. Gracias al nuevo trabajo, Will viaja a Hong Kong, donde está erigido el rascacielos “La Perla”. La creación de Zhao Long Ji (Chin Han) es la más alta del mundo y el empresario afirma que también resulta impenetrable. Sin embargo, un grupo de criminales comandados por Kores Botha (Roland Møller) ya tiene todo planeado para generar un incendio en los pisos inferiores. Botha hará lo que sea para conseguir un disco duro que esconde Zhao, por lo que Will Sawyer será acusado injustamente aparte de que pondrá en riesgo su vida con tal de salvar a su familia.


Aquí la cuestión es simple: si te gustaron los anteriores filmes de La Roca, tales como “Terremoto: La Falla de San Andrés” (San Andreas, 2015), “Jumanji: En La Selva” (Jumanji: Welcome to the Jungle, 2017) o “Rampage: Devastación” (Rampage, 2018), que hace poco pasó por nuestra cartelera, seguramente disfrutes de este estreno. Ya estamos acostumbrados a ver a Dwayne Johnson en papeles ultra heroicos que demuestran toda su valentía para salvar a los que más quiere, y ésta no va a ser la excepción. El actor sabe que el rol de padre/esposo carismático, musculoso e invencible le funciona a la perfección por lo que en “Rascacielos: Rescate en las Alturas” veremos más de lo mismo con un plus: ahora continúa teniendo fortaleza incluso sin poseer una pierna, e incluso este aspecto muchas veces lo beneficia.

Desde lo visual no existen quejas: el diseño del edificio es súper moderno tanto por fuera como por dentro, donde la tecnología más avanzada se hace presente en cada piso, en especial en el pent house y en la cima, llena de paneles con microcámaras que generan espejismos. Hay un efecto que asombra por su nivel de realismo, que consiste en que sólo apretando un botón, el techo refleja al cielo y el piso muestra las calles de China, por lo que el protagonista parece suspendido en el aire.

Si la película hubiese continuado por ese camino interesante que creó en un comienzo, el resultado sería distinto. Sin embargo llega un punto en que son tantas las secuencias inverosímiles que ya sólo queda reírse por la subestimación hacia el espectador. Se sabe de antemano que en un film de La Roca las secuencias imposibles son un hecho, por lo que sólo queda disfrutarlas no tomándoselas en serio, no obstante en este caso son demasiadas y a la cinta le terminan sobrando varios minutos.

“Rascacielos: Rescate en las Alturas” cumple desde lo técnico; su trama extra pochoclera gustará sólo a los fanáticos de este tipo de cine o a los que andan buscando algo para divertirse que no tenga mucha lógica.

Puntaje: 6

Vacaciones pasadas


“Las Olas” es una película fantasiosa dirigida y escrita por Adrián Biniez (“Gigante”, “El 5 De Talleres”). Coproducida entre Argentina y Uruguay, el reparto incluye a Alfonso Tort, Fabiana Charlo, Martín Baumgartner, Julieta Zylberberg, Victoria Jorge, Lucía David de Lima, entre otros. Participó en el Festival de Cine de Mar del Plata y en la 65 edición del Festival de San Sebastián (sección Horizontes Latinos).


Al salir de trabajar, Alfonso (Alfonso Tort) se dirige a una de las playas uruguayas y se adentra en el mar. Al emerger, él está igual pero el tiempo y espacio cambiaron. Gracias al océano, Alfonso podrá volver a ser parte de las vacaciones que vivió en su infancia, adolescencia y adultez con sus amigos, padres y novias.

“Las Olas” es el claro ejemplo de que no sólo teniendo una gran idea se puede conseguir un buen filme. La cinta está dividida en muchas partes, cada una titulada con el nombre de clásicos libros de aventuras. Lo que al principio puede interesar por el desconcierto que genera el ver al protagonista llegar a una playa siempre en distinto traje de baño y encontrarse con personas que no tenemos idea quién son, pronto hace agua por todos lados. Y eso sucede principalmente porque ni el director pareciera saber qué es lo que quiere transmitir con esta “historia”, que algunos encasillan en una comedia pero para nada logra ese resultado.

La película fue rodada con un equipo de tan sólo ocho personas y el poco presupuesto resulta notorio, sin embargo esto no sirve como excusa: si se armaba un buen guión y si el protagonista daba una mejor interpretación las cosas serían muy distintas ya que no se puede negar que la idea está muy buena, pero sino existe un relato sólido detrás es difícil que el producto sea aceptado por el espectador. Que Alfonso Tort, dependiendo la etapa de su pasado en la que se encuentre, deba actuar como niño o joven inmaduro no hace más que aumentar la ridiculez de un personaje con el que nunca se logra empatizar.

No hay explicaciones sobre por qué Alfonso tiene esta capacidad de volver a su pasado a través del mar, así como tampoco se esclarece cómo es que su entorno lo acepta sin más aunque su cuerpo es el de un adulto. Por una charla que él tiene con un amigo podemos captar que el adolescente se da cuenta que Alfonso viene del futuro, ya que le hace varias preguntas sobre qué pasará con su vida y el protagonista contesta sin un ápice de duda. Por lo demás, sólo se salva Julieta Zylberberg en el rol de la ex pero su tiempo en pantalla es ínfimo.

Así es como “Las Olas” desperdicia un concepto imaginativo que daba para mucho más. Sin ritmo y con personajes planos, la paciencia deberá hacerse presente durante los 88 minutos de duración.

Puntaje: 4

miércoles, 4 de julio de 2018

En busca de la avispa original

“Ant-Man and the Wasp” (2018) es una película cómica de superhéroes perteneciente al Universo Cinematográfico de Marvel, siendo la vigésima producción de la franquicia. Funciona como secuela de “Ant-Man”, estrenada en 2015. Vuelve a estar a cargo de la dirección Peyton Reed así como Paul Rudd continúa siendo el protagonista y co-escritor. Chris McKenna, Gabriel Ferrari, Andrew Barrer y Erik Sommers completan el guión, que ya no cuenta con Edgar Wright (Baby Driver). En el reparto siguen en sus respectivos personajes Michael Douglas, Evangeline Lilly, Michael Peña, Abby Ryder Fortson, Bobby Cannavale y Judy Greer. Se incorporan Hannah John-Kamen, Walton Goggins, Laurence Fishburne y Michelle Pfeiffer.


Luego de los eventos ocurridos en “Capitán América: Civil War”, Scott Lang (Paul Rudd) vive bajo arresto domiciliario por haber formado parte de la batalla. Hace mucho que ya no se habla ni con Hank Pym (Michael Douglas) ni con la hija de éste, Hope van Dyne (Evangeline Lilly). Él piensa que sus días como superhéroe ya quedaron atrás y sólo quiere ser un buen ejemplo para su pequeña Cassie (Abby Ryder Fortson), por lo que empezó un negocio de seguridad para mantenerse. Sin embargo, Scott se verá embarcado en una nueva misión, ya que se da cuenta que tiene una rara conexión con Janet (Michelle Pfeiffer), madre de Hope que hace treinta años quedó atrapada en el reino cuántico, un entorno subatómico del que es muy difícil salir. Scott volverá a reunirse con Hank y formará grupo con la avispa (Pym le diseñó el traje a su hija agregándole alas) para hallar a Janet; a la vez que deberán tener cuidado con Fantasma (Hannah John-Kamen), una mujer que debido a un experimento fallido puede atravesar objetos ya que es intangible.


La primera cinta de Ant-Man nos presentó a Scott Lang, un ladrón que actuaba de esa manera para devolverles el dinero a los que fueron estafados por empresarios. Lo que consiguió captar la atención en el film de origen fue la empatía que se generó con el personaje, ya que éste era una persona normal que tomó un mal camino pero se notaba que quería ser el buen ejemplo que su hija ya tenía de él. Esa película tuvo gran cantidad de chistes bien utilizados, así como una historia sencilla y amena.

Ahora llegó su secuela, la cual no aporta nada innovador con respecto a su antecesora. Las escenas de acción siguen siendo geniales teniendo en cuenta los efectos que se utilizan para agrandar y achicar las cosas, en especial la secuencia que se da en una cocina con Hope o el viaje en un auto miniatura. También es muy atractivo desde lo visual cómo construyeron el reino cuántico, que está lleno de colores y brillos. No obstante, desde el guión se duplicaron los diálogos graciosos sucesivos y esto resulta una desventaja porque, si bien hay muchos momentos divertidos, es demasiado notorio el exceso; lo dramático de la historia no consigue transmitirse al no tener tanto peso como se le dio a la comedia.

Se sabía de antemano, ya sea por los tráilers o pósters, que en esta película la aparición de Janet era un hecho. Por lo que el factor sorpresa se perdió y encima a Michelle Pfeiffer se le dio muy poco tiempo en pantalla. En cuanto a los villanos, tenemos a Sonny Burch (Walton Goggins), un traficante de tecnología, y a Ava Starr/Fantasma. El primero es ultra olvidable, sin embargo la segunda sale bien parada ya que tiene un trasfondo y razones válidas para actuar de la manera en la que lo hace.

“Ant Man and the Wasp” sirve para pasar un buen rato y nada más. Eso sí: es cita obligada para cualquier fanático de Marvel por poseer una gran primera escena post créditos. Con respecto a la última, ni hace falta quedarse por ser de lo más innecesario del filme.

Puntaje: 6,50

Harta de todos


“Re Loca” es una comedia nacional dirigida y co-escrita por Martino Zaidelis (El Hombre de tu Vida). Funciona como remake de “Sin Filtro”, película chilena estrenada en 2016 que también tuvo su versión española. El reparto está integrado por Natalia Oreiro, Diego Torres, Fernán Mirás, Malena Sánchez, Gimena Accardi, Hugo Arana, Pilar Gamboa, Agustín Radagast, entre otros. Es la primera cinta argentina que será distribuida por Paramount Pictures.


La historia se centra en Pilar (Natalia Oreiro), una mujer de casi 40 años a la que ni siquiera su círculo familiar parece importarle lo que tiene para decir. Al guardar tantos sentimientos dentro suyo, los ataques de estrés no tardan en llegar. Una noche, Pilar ve en Puerto Madero a un hombre que tira su campera al agua. Al acercarse, el señor se da cuenta que ella está en conflicto consigo misma, por lo que le da las instrucciones necesarias para que en su casa haga un ritual que la liberará de tanta presión. Al día siguiente, Pilar ya no es la misma de siempre: ahora no tiene miedo de enfrentar a su jefe, a los que le dicen barbaridades en la calle o a sus vecinos que cada noche no la dejan dormir por poner la música muy fuerte. Sin embargo, decir todo lo que se le cruza por la cabeza también herirá a sus seres queridos.


Exactamente hace tres semanas llegó a nuestras salas de cine “Sin Filtros”, film de España dirigido por Santiago Segura. En Netflix tenemos a la película original, donde Nicolás López estuvo a cargo de la dirección y Paz Bascuñán fue su protagonista. ¿Quién fue el que tomó la decisión de que dos películas casi iguales se estrenen con tan poco tiempo de diferencia? No lo sabemos, pero esto constituye un gran error. Porque, si hace poco viste en tu casa la cinta chilena o fuiste al cine a ver la versión española, los acontecimientos que se narran en cualquiera de las dos aún están muy frescos para ver de nuevo el mismo relato.

Por el contrario, si no estás interiorizado con ninguna de las dos anteriores, es muy probable que disfrutes mucho más “Re Loca”, ya que no vas a darte cuenta que los actores argentinos pasan por exactamente las mismas situaciones, con diálogos casi idénticos. Esto no quiere decir que el filme nacional sea malo, está muy alejado de ser considerado de esa manera e incluso tiene varios aciertos que lo resaltan por sobre los otros.

Primero y principal, Natalia Oreiro teniendo el papel central. Su Pilar en un comienzo puede aburrir, no obstante cuando cambia su forma de ser lo hace al 100%, llegando a otro nivel de locura, mucho mayor y más malhablado que el de Paz Bascuñán o Maribel Verdú. Por otro lado sorprende para bien la versatilidad de Malena Sánchez, que en el pasado tuvo roles con una alta carga de drama; aquí su personaje nada tiene que ver con eso ya que interpreta a una chica superficial con millones de seguidores en las redes sociales. Gimena Accardi, a pesar de tener pocas escenas, también logra destacarse como la novia controladora del mejor amigo de Pilar. En una parte en especial, lo que le dice de frente a ésta incluso hace sentir mal al espectador.

En cuanto al vestuario, se nota una clara diferenciación antes y después del ritual. Al principio, Pilar usaba tonalidades apagadas, sin embargo al expresar todo lo que siente los colores de su ropa pasan a ser más potentes y a llamar más la atención. Por último, se puede ver un gran trabajo de fotografía, llena de luminosidad y nitidez.

A “Re Loca” le juega en contra que la historia no sea original, sin embargo logra llegar a buen puerto gracias a las buenas actuaciones y a que su moraleja feminista nunca pasará de moda.

Puntaje: 7

Mujer y madre


“La Omisión” es una película dramática nacional que constituye la ópera prima de Sebastián Schjaer, realizador de los cortometrajes “Mañana todas las cosas” y “El Pasado Roto”, que fueron muy bien recibidos en festivales. Aparte de ser el director y guionista, Schjaer también es el montajista. El reparto incluye a Sofía Brito, Lisandro Rodríguez, Pablo Sigal, Malena Hernández Díaz y Victoria Raposo. La cinta se proyectó dentro de la sección Panorama del Festival de Cine de Berlín; además, en 2015, recibió el premio a mejor proyecto del Foro de Coproducción Europa-Latinoamérica en el Festival de Cine Internacional de San Sebastián.


Paula (Sofía Brito) es una porteña de 23 años que viajó, junto a su hija y el padre de ésta, a Ushuaia con un único objetivo: ahorrar la mayor cantidad de dinero posible para emigrar a Canadá. Aprovechando que la ciudad vive del turismo, Paula tiene varios empleos a la vez, entre ellos ser guía y limpiar en un hotel. Con el transcurso de los días, y dejando a su nena al cuidado de una señora conocida, la joven se irá dando cuenta qué es lo que desea en realidad.

Durante hora y media Schjaer nos sumerge en la vida de Paula, una protagonista indescifrable con la que nunca llegaremos a empatizar del todo, ya sea por las decisiones que toma o porque pareciera que la propia mujer tiene un escudo invisible hacia los demás. Sin embargo, el director tuvo el gran acierto de nunca juzgarla y, por más que muchas cosas no queden 100% claras, tal como la relación en la actualidad con el padre de su hija, las injusticias laborales nos hacen ponernos de su lado.

El paso de Paula por Ushuaia, con la cámara siguiéndola casi todo el tiempo, se vuelve interesante por ser una caja de sorpresas. Desde el afuera podemos vislumbrar que es una joven que no tiene estabilidad emocional; que aunque pase casi todo el día en los distintos empleos, cada vez que está con su hija pequeña le hace pasar lindos momentos, ya sea en la casa o en la nieve. No obstante, ¿cuáles son los sentimientos que tiene tan guardados dentro suyo? ¿Siente atracción o rechazo por Manuel (Lisandro Rodríguez), el fotógrafo que siempre la invita a salir? ¿Por qué le miente diciéndole que se vino sola al sur? Muchas incógnitas nos dejan pensando, las cuales llevan a un desenlace que puede darnos alguna pista.

Y hablando del final, éste no será aceptado por la mayoría ya que sorprende y da pie al debate sobre el rol de la mujer en la sociedad. ¿Al ser madre ya no se pueden cumplir los fines personales? La cinta de Schjaer tiene ese no sé qué que deja una tristeza arrolladora a medida que bajan los créditos.

“La Omisión” se convierte en un filme tan raro como atrapante, que puede no gustar pero que no va a dejar indiferente a nadie. Más que un buen debut cinematográfico para Sebastián Schjaer.

Puntaje: 8